Saturday, July 21, 2007

FUERTE

A quién ha de vivir no le hieren las balas, cantaba Jorge Martínez. Empeñarse en vivir o empeñarse en morir, decían en Cadena Perpetua. Yo soy el superhombre, escribió Nietzsche. Uno echa de menos algo de reciedumbre en estos tiempos tan blandos.

4 comments:

j ngmt said...

"Solo los dioses y las bestias pueden vivir en soledad".
Aristoteles.

Miguel B. Núñez said...

Tengo la sensación de que todos los tiempos fueron blandos, pero siempre han existido los obstinados... que hacen que la cosa tenga más vidilla.

Raquel Márquez said...

Sí, seamos recios, y si a veces nos sentimos débiles seamos por lo menos cabezotas!

Ahora mando el comentario, que después de la palabra cabezotas he estado hablando contigo por teléfono, jejeje.

Franziska said...

Seamos cabezotas ya que no podemos ser de acero. Y podemos encabezonarnos en cosas tan hermosas... Raquel eres genial.