Wednesday, July 18, 2007

MIRANDO A MURAKAMI

La otra noche, revisando Amanece que no es poco, reía con la secuencia en la que el escritor, plagiario de Faulkner, niega su novela a un paisano porque no es intelectual y seguro que la estropea. Y es que, efectivamente, hay lecturas capaces de estropear un libro.

Uno de mis últimos hallazgos literarios ha sido Haruki Murakami. Nunca agradeceré bastante a mi gemela que, el año pasado, me regalara Tokio blues y me prestara, después, Al sur de la frontera al oeste del sol. Quedé enganchado a su universo de sutilezas, nostalgia y destinos incompletos y decidí profundizar en la obra del japonés.

Coincidió por entonces que hube de pasar largo tiempo en el hospital, acompañando a mi padre, enfermo, muy grave. Y por el contrario a lo que afirma su nombre, pocos lugares más inhóspitos que un hospital. No había gran cosa que hacer, salvo fumar en el baño y acudí a una librería para comprar el tocho Crónica del pájaro que da cuerda al mundo, con la intención de distraer las horas.

Y la cosa se desarrollo, más o menos así:

“Sólo tengo dieciséis años (llaman al doctor Rico por megafonía) y no sé muy bien de qué va el mundo pero si soy pesimista (entra la enfermera a cambiar el gotero), los adultos que no lo son, son un atajo de idiotas (aparece la tía mengana, que llevamos veinte años sin ver y ni falta que hacía)”.

Irritado cerré el libro. No podía hacerle eso a Murakami. Imaginé al escritor devanándose los sesos y no quería estropear su libro leyéndolo en semejantes circunstancias.

La estancia hospitalaria terminó de la peor manera posible y el resto volvimos a casa. Decidí retomar el libro, pero no fui capaz. Avancé unas páginas, pero parecían impregnadas por aquellos días horribles. Desde entonces (seis meses ya), la novela anda dando vueltas por mi piso, sin saber qué hacer con ella. Sería injusto abandonarla en el montón de los libros que nunca terminaré. Lo miro, me mira y ambos sabemos que tarde o temprano nos encontraremos. Supongo que tal día será señal de algo.

7 comments:

Patrice said...

Es muy duro... retomar algo que empezó en unas circunstancias tan adversas. Pero de todas formas, creo que sólo ocurrirá en primera instancia, y a las pocas páginas lograrás introducirte en ese mundo que te ofrecera Haruki. De todos modos, seguramente, como dices, hará falta tiempo, pero es lo bueno que tienen los libros, que siempre esperan.

Un saludo!

tu hermano said...

que bien escribessss!!! me he emocionao y to!

ese libro lo he visto yo tambien alli unas cuantas veces je je

miss lisbon said...
This comment has been removed by the author.
miss lisbon said...

Murakami, siempre esta ahí, aunque no haya leído muchas de sus novelas, tan sólo tres, sus palabras re-aparecen en mi cabeza en múltiples y diversas ocasiones.
Recordando Tokio Blues, acabo de rescatar el libro de la caja de la mudanza y me he encontrado esto:
"La muerte no existe en contraposición a la vida sino como parte de ella".
Esta es una de esas frases Murakami que se apoderó de mi.
Lo dicho, Murakami está ahí, nos espera, yo también quiero encontrarme con el pájaro que da cuerda ...

Elena said...

Hola! No se si leerás esto, al ser una entrada del pasado, pero te digo: Crónica del pájaro que da cuerda al mundo es LA NOVELA de Murakami, mira que me gusta todo lo que escribe. Es, como todo sus libros, el sumergirte en un sueño que dura lo que la lectura del libro. Pocas veces he leído un libro con tanto poder para sustraerme de la realidad y a la vez conectarse tanto conmigo y mis cosas. Una experiencia.

Franziska said...

Hace pocos días mientras leía "La insoportable levedad del ser" de Milan Kundera me encontré desarrollada por el autor una realidad del lenguaje de la que yo me vengo haciendo eco hace mucho tiempo. Las palabras más sencillas, habladas en el mismo idioma, tienen un significado distinto porque las palabras están asociadas con vivencias diferentes. Encontré la clave de por qué nunca pude entenderme bien con mi madre y sí esto pasaba con mi madre ¿qué habrá sucedido con el resto de las personas y con los jóvenes a los que yo trato de acercarme?
Este libro que guarda otras muchas reflexiones interesantes ha tenido que esperarme más de un año en la estantería. Hoy me alegro de haberme dado una oportunidad.

Puede que Murakami se encuentre contigo en algún momento pero es posible que tengan que pasar años.

Peter said...

Hola...
Llegué aquí de casualidad.
Sólo comentar que yo también descubrí a Murakami hace relativamente poco.

Disfruté con Kafka en la orilla, Tokyo Blues y Al sur de la frontera al oeste del sol.

Ahora estoy leyendo "Crónica del pájaro que da cuerda al mundo". La verdad es que es bastante largo, quizá me gusta más el Murakami de "Al sur...".
Es el Murakami de siempre, pero se para demasiado a describir TODO y ralentiza un poco la historia.

Ayer vi su nuevo libro, que es de relatos cortos, y ya tengo ganas de comprarlo.

Un saludo.