Friday, December 11, 2009

¡QUÉ VIVAN LOS SUECOS!

Como mola todo cuando vuelvo a casa. Paradojas de la vida, me gustan las luces navideñas tanto como detesto los villancicos (debe ser la sensación de que al doblar cualquier esquina me encotraré en el Rockefeler Center, no sé). Y las navidades me molaban: quién es el cascarrabias que no gusta de una paga extraordinaria, el juntarse con los colegas, la cena opipara de nuestra madre... pues eso, que molaba. Pero llevo unos años que no. Supongo que será un mala racha. Los medios de comunicación no paran de repetir su mantra: crisis, crisis, criiisiiis... Y la muy puta se nos ha inoculado en el alma. Como siempre en mi vida, en el sitio equivocado: en lugar de resguardarme en una multinacional, voy y me dedico a los negocios. El caso es que este año no sé, no me veo navideño. Como somos una compañía muy innovadora hemos inventado el concepto de antipaga extra: bajarnos el ya exhiguo sueldo. Cojonudo. Expulsados de la fiesta del consumo, con lo que mola. Ya me veo el día de los regalos: toma hermanito un llavero de Fortuna que me ha dado la del estanco; toma mamá el cenicero de arcilla que hemos hecho en clase de manualidades, he escrito tu nombre en el centro con un palillo...

Si pongo todo esto por escrito no para que me compadezcan. Sino porque sé que algún día lo leeré fumándome un cohiba en la eslora de mi yate, mientras le meto mano a un par de golfas. Y reiré entre dientes.

Este finde voy a pasármelo entero escuchando a los Sonics a ver si me animo un poco, joder. El cuerpo lo pide.



Por cierto, busquen en youtube: ikea iberica mesas de navidad. Sale un vídeo que se sale (la reiteración es adrede)

2 comments:

superfectocaballerobritanico said...

Chin-chin!!!

E. López-Muñoz said...

Ya hemos visto el video de Ikea. Muy chulo.
Por cierto, aprovecha tus tratos con Ikea para irte apartando un par de golfas, que las suecas siempre han tenido mucho tirón...