Wednesday, February 28, 2007

EROS VERSUS THANATOS

Durante el clímax de la película Monster´s Ball, una desesperada Halle Berry y un perplejo Billy Bob Thornton pegan un polvo tremendo, movidos por el deseo de la primera de olvidar el dolor tras la ejecución de su pareja. Es habitual encontrar, en las estampas que pintan el apocalipsis, grupos de humanos enredados en orgías ante la inminente llegada del fin de los tiempos y que durante las catástrofes se disparen los índices de natalidad. No es descubrir nada mencionar la capacidad catártica del sexo: al igual que el electroshock o la verbena, se trata de un procedimiento que, desde antiguo, se utilizan para mezclar cielo y tierra, con la intención de que las cosas vuelvan a su ser. Lo interesante es su utilización como instrumento de defensa frente a la muerte. Porque nos guste o no, igual que las aves son animales voladores, los humanos somos animales lógicos; e, igual que el albatros de Baudelaire (majestuoso en el cielo, torpe en la tierra), nuestra (no tan poderosa) razón, de cuando en cuando, se enfrenta con problemas irresolubles que provocan un cortocircuito en nuestras entendederas: La muerte quizás sea el más difícil de todos, porque ante su presencia no hay argumentos que valgan.

Cuando escribo "cortocircuito", escribo angustia, ansiedad, depresión y toda una serie de dolencias de las que, desgraciadamente, hablamos con la misma familiaridad que del vecino del cuarto. Por ello resulta confortante que el instinto nos haya dotado de una válvula de escape tan poderosa: una voz atávica y sabia que nos susurra “El espectáculo debe proseguir…”

5 comments:

Laura said...

Genial texto. Me encanta el tema y la redacción. No tengo mucha idea pero debe de haber una explicación bioquímica para que sintamos esa despreocupación por la muerte durante el sexo, y es que además de animales lógicos somos animales animales.

unseñor said...

Digo yo que será que mientras follas o estás a lo que estás, o si no es tonterida, por lo que cualquiera es capaz de olvidar cualquier problema que tenga en la cabeza (en mi caso, o lo olvido o no se me levanta)

pat said...

A mí me encanta esa identificación de sexo y verbena. Sorprendente y verídica.

pacoalczr said...

ja ja, es verdad...a mí la verdad es que siempre me han parecido especialmente perturbadoras esas escenas de gente lanzándose al jolgorio sexual en mitad de una situación apocalíptica...mm, yo soy más de saquear supermercados.

tu hermano said...

no sabia que habias escrito "cortocircuito", enhorabuena! me encanto la pelicula!

je je

NUMERO 5.....
NUMERO 5....