Sunday, April 15, 2007

NO QUIERO VERANO

Motivos diversos me producen la sensación de que, este año, me han hurtado el invierno. Ahora observo con pavor los signos del inminente advenimiento de la primavera (con sus calores, sus alergias, sus bikinis, sus chanclas, sus sofocos…) y añoro el sosiego del invierno perdido. Falta demasiado tiempo para volver a arrebujarme junto a la estufa, mirar por la ventana y sentirme feliz porque no debo salir de casa, escuchar el chapoteo de la lluvia dentro de la capucha mientras pisoteo mi relejo en los charcos, demorarme bajo el edredón, comer unas lentejas o beber un café hirviendo que no sabe igual en ninguna otra estación.

10 comments:

Pat said...

Para mí este invierno ha sido inexistente, raro, rápido y poco "invierno". Mi primer invierno en Madrid y ya ha pasado, sin que me enterase.

A mí sí me gusta la primavera, sobre todo estos días que tenemos ahora. Y la gente está mejor, y todo se vuelve poniendo más agradable. Las personas, el tiempo, el aire que se respira.

Sí, yo sí quiero verano.

Pat said...

Uy lo que acabo de escribir! "se vuelve poniendo" !

jajaja!

Burbano said...

Me gusta la primavera, me anima y me sube la moral. Me dan ganas de hacer más cosas. El invierno en toda regla no me digusta, lo que no me agrada es el otoño y la transición al frío. Y este año en particular, menos aún. Pero levantarte con sol y sentir esa temperatura templada a primera hora de la mañana, ir por la calle sin abrigos y cuellos altos, sentarte en una terraza, pasear por el parque cuando cae el sol de la tarde,hacer deporte al aire libre, una excursión... Me encanta. Yo voto por la primavera.

Miguel B. Núñez said...

Esta ciudad es así... salta de una a estación a otra dejándose en medio la mejor de todas. Aún así yo tengo la sensación de que este verano traerá buenas cosas. Y eso que llevo dos días con un picor por todo el cuerpo que es que no puedo más! y que no me olvido del sofocante calor que podemos llegar a sufrir en esta nuestra jungla de asfalto, hormigón y obras sin fin, pero bueno, por ahora...

... aquí te esperamos en una terrazita con una buena cerveza fría en la mano, para que se te haga menos cuesta arriba!

tu hermano said...

El invierno siempre me ha sentado mal,
suelo deprimirme en navidad.
Cuento los dias que faltan para al fin llegar
al calor y disfrutar.

Y quiero volver a oir
ese disco de los Queers,
cuando voy a la playa
es cuando soy feliz,
quiero verano no lo puedo resistir...oh,oh.

........

unseñor said...

Todas las estaciones tienen sus cosas buenas y sus cosas malas, aunque yo también soy de invierno.

¡Biba el frio!

Nosequé said...

¡¡¡¿No quiero verano???!!!

¿Qué pensaran las camareras del Savoy de eso?

Muy mal!!!

HERE´S COME THE SUMMER!!!!!

Aunque el invierno en Gijón también es estupendo...

miss lisbon said...

Yo creo que no hay nada como el cambio de estación.

Al final siempre me acabo cansando y me gusta que venga la otra, del frio al calor, del calor al frio.

Que hubiera sido de Vivaldi teniendo que tocar sólo la primavera!!!, Puff, demasiados aspavientos sin algo de frio para descansar!!!

jajaja

David said...

Ay, cada vez son más los años y nos hacemos viejos, un poco de calor solar a veces no viene nada mal. Viva la calidez de estos días primaverales...

Laura said...

Cuando trabajas con adolescentes, acabas cogiéndole algo de manía a la primavera. Claro que luego, por las tardes, se agradece lo de los días largos, el clima agradable, la cerveza fría...