Saturday, September 08, 2007

DEATH PROOF: UN EXPERIMENTO

La inspiración te asalta donde menos lo esperas. Así, una nadería, como Death Proof, propicia una segunda entrada en este blog.

Y es que leo, no sin cierto estupor, que la película se presta a lecturas feministas, lo cual me parece como buscar la metafísica a Los albóndigas en remojo. Sirviéndome de los métodos de mi admirado Juan Carlos Ortega, se me ocurre el siguiente juego: Invirtamos el sexo de sus protagonistas. ¿Y si fueran cuatro maromos los que lincharan a una despiadada psico-killer para regocijo de la platea? Creo que no tardarían en aparecer severas críticas desde los sectores más radicales y asociaciones de dueñas de sus vaginas (gracias, Estefanía, por tan certera definición) exigiendo la inmediata retirada de la película por misógina, falocrática, porque con ciertos temas no se bromea y bla, bla, bla…

Y es que la igualdad de sexos me parece de puta madre, pero en el buen sentido. Si dicha igualdad se alcanza por la vía de que las chicas se conviertan en mastuerzos que golpean más fuerte y mean más alto, apañados vamos.

7 comments:

Pablo said...

lo he leido por algun lado pero no podria estar mas deacuerdo. Tanto Tarantino como Rodriguez han hecho estas peliculas con protagonistas femeninas tratandolas como hombres, escribiendo sus dialogos como si fueran tios, olvidandose que son tias, no se, no cuadra

al igual que yo que no se dibujar tias, que ellos admitan que no saben crear papeles protagonistas para tias

ale, me voy a ver una de Carpenter que el si que hacia estas pelis bien y no como estos dos

Raquel Márquez said...
This comment has been removed by the author.
Raquel Márquez said...

Jejeje, efectivamente, Death proof no es feminista, ¿eh? Yo la comparo con Thelma y Louise porque hay otra venganza de maromas pero ésta te deja más a gusto. La venganza contra Stuntman Mike no es porque sea un hombre, es porque es un enfermo hijoputa, hasta ahí podíamos llegar, Tarantino feminista, no no no. De hecho opino lo que Pablo, Tarantino no parece entender mucho a las mujeres. Lo único que las diferencia de los hombres en sus películas es que utilizan su atractivo sexual para dominarlos. Por lo demás el tipo de violencia que usan es demasiado igual al masculino, eso me hace sus historias muy pajilleras, poco verosímiles.

Ah, y ya veréis cuando me coma a Carpenter con patatas, qué friki más sobrevalorado, ya veréis, ya...

:-)

¿Cuándo vuelves??

P.D.: soy yo la del comentario suprimido, es que al leerlo he cambiado la redacción de una frase que no quedaba clara...

Miguel B. Núñez said...

¡y vivan los culos gordos!

Franziska said...

Lo de las albóndigas en remojo está muy bien pero que se utilicen argumentos veinte mil veces reciclados: el eterno buscar o tratar de enseñar las cosas como no son, en fin, como dice Pablo que Tarantino admita que no sabe crear papeles para mujeres.

Raquel Márquez said...

Tu agencia ya tiene logo, ole!

Cigarra said...

Más razón que un santo, en eso de que la igualdad no se puede alcanzar a costa de las chicas sean tan burras como los chicos mas burros. Que hay muchas maneras de ser iguales sin ser idénticos, por favor.