Monday, September 03, 2007

KILL QUENTIN

En Madrid también existieron salas grindhouse, sólo que se conocían como cines de sesión continua. Al llegar al final de mi infancia, mi padre decidió que ya era hora de introducirme en el género de terror, del que era devoto, y viví el ocaso de este tipo de salas, donde se proyectaban sesiones dobles o ciclos de cine de miedo; películas ochenteras del estilo Pesadilla en Elm Street, Noche de miedo, Phenomena, Re-animator y en este plan. Aunque con los años he perdido todo interés por el cine de casquería, a mis doce o trece años, me flipaba y dotaba de cierta autoridad cuando las contaba a mis compañeros durante el recreo. Aquellos desaparecidos cines estaban poblados en su mayoría por "jevis", pues las bandas sonoras solían incluir temas de Iron Maiden o Def Leppard. Y en medio de aquellos insaciables consumidores de porros, pipas y litronas, servidor y su padre que, indefectiblemente, se quedaba dormido a los diez minutos, dejándome solo ante el peligro.

Debido a esto, recibí con simpatía la noticia de que Tarantino y Rodríguez iban a realizar un homenaje a la sesión continua. No soy muy seguidor de ninguno de los dos pero me gusta mucho su colaboración en Abierto hasta el amanecer. La historia podía salir bastante chula. Ni idea de cómo resultará visionar el proyecto completo (con sus falsos trailers y el resto de parafernalia), pero la película de Tarantino estrenada en España es un soberano coñazo. Mira que el tío no empezó mal con la ensalada de tiros de Reservoir Dogs, y Jackie Brown creo que aguantará el paso del tiempo, pero con Death Proof se ha pasado de frenada tres pueblos. Lo más tremendo del caso es que consiga aburrirme con una película de persecuciones, muy bien rodada y con unas tías jamonas estupendas; pero ni la recuperación de Kurt Rusell, ni las procacidades de parvulario, ni los recurrentes planos de traseros y pies son como para mantenerte amarrado a la butaca durante dos horas de estirado metraje. Una pena.

6 comments:

tu hermano said...

yo ya no se que hacer, he oido tantas buenas criticas como malas, me esperare a que las saquen juntas en dvd je je

Patrice said...

Ay! a mi esta mañana me ha dicho mi jefe que est buenísima!

Qué hago!!!?? de qué me fío!!!???

David said...

Qué poco me gusta Tarantino, hace años que se me quitaron las ganas de ver cualquiera de sus nuevas películas. Le veo tan sobrevalorado en sus círculos correspondientes de admiradores, como lo estuvo Spielberg. Que nadie se ofenda, pero es mi opinión.

Pero esta entrada me ha dado para redondear mi nuevo post!

Raquel Márquez said...

Jejeje, qué conexión, yo también he hablado de Death proof en mi blog y opino muy parecido. La última persecución la disfruté mucho, pero por lo demás es lo que tú dices, cómo se puede aburrir con semejantes ingredientes, por diossss. Pues una hora y pico mínimo estuve francamente impaciente, y eso no se arregla con un rato de locuras encadenadas y mucho menos con tanto pie, jaja, que los pies de las tías molarán pero es que hay como 7 planos larguísimos, y de diferentes tías... Puto enfermo, coño, jaja.

Miguel B. Núñez said...

vaya! jaja es el tema del mes! he dicho tanto en el blog de raquel que no se si ser igual de plasta aqui... yo aun no la he visto, pero creo que ya sabes que no me tira nada este señor y que eso de hacer pelis como las que veias de pequeño suena a postmoderno que tira pa'trasss!

laqueestabaatulado said...

ja ja ja mona la que estaba a tu lado ja ja ja