Wednesday, May 16, 2007

DIOS

Anselmo destacó siempre por su fervorosa beatitud, sin embargo, en su fuero interno, le irritaba la timidez de Dios a la hora de manifestarse. Persuadido de que quizás no lo había buscado por los caminos adecuados, emprendió la vía del celibato, alejándose de su esposa para siempre. Al no obtener resultados, decidió ayunar hasta quedar famélico y se torturó hasta que las laceraciones pusieron su vida en juego, pero Dios se resistía a emitir señal alguna. Finalmente, alguien le sugirió la senda de la austeridad que tan buenos resultados dio a otros místicos. Anselmo se deshizo de todas sus posesiones y se instaló en una lóbrega caverna en mitad del desierto. Mas las rocas de la cueva no hicieron sino amplificar sus preguntas: “¿Y si a Dios le disgustara el sufrimiento?”

4 comments:

tu hermano said...

completamente deacuerdo, Anselm es dios

PHIL ANSELMO!

Laura said...

Eso lo solucioné muy rápido cuando tenía 10 años y sólo con un flexo. Le di varias veces seguidas al interruptor y dije: "si se queda la luz encendida es que Dios exixte, si se queda apagada es que no". Lo malo es que no recuerdo el resultado. Pero teniendo en cuenta mi actitud religiosa posterior, debió de salir que no.

Miguel B. Núñez said...

no le vengas a dios con zarandajas, blasfemo!

Francisca said...

El problema de Anselmo es que quería obligar a Dios por todos los medios para que hiciera lo que Anselmo quería y Anselmo me parece a mí que ya había fracasado con su mujer...